Nuestra historia


NUESTRA HISTORIA
Nuestra historia, como todas las buenas historias, tiene un héroe y un villano. Aunque probablemente estés familiarizado con el villano (la caspa), ¡es hora de conocer al héroe de nuestra historia!
LA EVOLUCIÓN DE H&S
Desde nuestra fórmula en crema original hasta el champú anticaspa número uno del mundo.
1948

El Dr. Parran se une a P&G.

1961

Tras 10 años de
ensayos clínicos,
nace h&s.

1975

Convertimos nuestra fórmula en un champú.
Su eficacia anticaspa está clínicamente comprobada y,
además, ¡huele muy, muy bien!

2002

Desciframos el código genético
del Malassezia globosa,
el hongo causante de la caspa.

ACTUALMENTE

Con más de 500 expertos en todo el mundo, estamos tan comprometidos como siempre con la mejora de nuestros champús y acondicionadores para que sean tan eficaces como sea posible.

En 1949, John Parran Jr., un ingeniero químico y bacteriólogo de la Universidad de Tennessee, se unió a P&G. Su tarea era simple: librar al mundo de la caspa.

Por aquel entonces, las soluciones para eliminar la caspa, como el alquitrán mineral y el aceite de huevo, eran desagradables e incluso si funcionaban, deterioraban el cabello.

El Dr. Parran quería crear una solución efectiva para el problema de la caspa que no dañase el pelo y fuese mucho más agradable de usar.

EL MOMENTO MÁGICO

En 1961, después de diez años de ensayos clínicos, el Dr. Parran y su equipo de científicos aislaron un compuesto potente que resultó efectivo para eliminar la caspa.

Su producto, con nombre en clave de “Head & Shoulders”, estaba finalmente listo para probarse en el mercado. Tuvo tanto éxito que se lanzó en todo Estados Unidos al año siguiente.

Cuando se presentó, el producto era una fórmula en crema, pero sabíamos que podíamos hacerlo aún más fácil y agradable de usar. Así que volvimos al laboratorio y pasamos años reformulándolo.

Para 1975, habíamos creado un champú anticaspa de eficacia clínicamente probada con una agradable fragancia. De hecho, era tan efectivo y agradable de usar que pronto se convirtió en el champú número uno del mundo y aún lo es en la actualidad.

La investigación científica siempre ha sido una parte clave de nuestro trabajo para librar al mundo de la caspa, pero las nuevas tecnologías nos han permitido ir más lejos de lo que el Dr. Parran podría haber imaginado.

En 2002, desciframos el código genético del hongo causante de la caspa, el Malassezia globosa. Eso significaba que podíamos hacer algo más que eliminar la descamación: combatir la causa principal de la caspa.

Desde entonces, hemos ampliado nuestras metas. A día de hoy, no solo luchamos contra la caspa; nuestro objetivo es que todo el mundo tenga un cuero cabelludo sano y luzca un pelo increíble.

Sin embargo, nuestra historia no termina ahí.

Todavía seguimos esforzándonos por mejorar nuestra fórmula, porque estamos dedicados a perfeccionarla con cada nuevo descubrimiento científico, algo de lo que creemos que el Dr. Parran y su equipo original de pioneros estarían muy orgullosos.

ARTÍCULOS RELACIONADOS