Ir al contenidoSaltar a la búsqueda

Consejos para cuidar el cuero cabelludo

Si tu pelo tiene más días malos que buenos, el problema puede estar en cómo tratas el cuero cabelludo. Mímalo con una rutina que lo cuide en profundidad.

¿Cuándo fue la última vez que te mimaste con una mascarilla facial, un tratamiento exfoliante o una limpieza doble?

A lo mejor haces uno (o incluso todos) habitualmente pero, ¿alguna vez has pensado en cuidar tu cuero cabelludo de la misma forma?

Un pequeño esfuerzo puede suponer una ayuda importante para tu cuero cabelludo y el tratamiento y la prevención de la caspa, al mismo tiempo que mejoras el aspecto y el tacto de tu pelo.

Afortunadamente, cuidar el cuero cabelludo es fácil.

Paso 1: Limpieza inteligente

Al igual que la piel de la cara, el cuero cabelludo se ensucia mucho. Piensa en la cantidad de suciedad que queda en la toalla cuando te lavas la cara al final del día. El cuero cabelludo puede tener el mismo nivel de suciedad.

Incluso el cuero cabelludo más sano tiene una tendencia natural a engrasarse, ya que los folículos capilares producen una grasa natural llamada sebo que ayuda a hidratar el pelo y el cuero cabelludo.

Sin embargo, cuando la grasa se acumula y se combina con la suciedad de todo el día en el cuero cabelludo, el pelo puede acabar por tener un aspecto lacio y apagado.

Lavarlo de manera habitual ayuda a mantener el cuero cabelludo graso a raya, pero una forma inteligente de conseguir que el champú funcione mejor es con un masaje en el cuero cabelludo.

Cada vez que te laves el cabello, masajéate el cuero cabelludo durante uno o dos minutos, trazando movimientos circulares y rectos con la punta de los dedos por toda la cabeza, aplicando presión ligeramente.

Este proceso mejora la circulación sanguínea de la zona y puede ayudar a mejorar el aspecto del pelo, haciendo que parezca más fuerte y brillante.

Paso 2: Exfoliación

Cualquier diosa de piel brillante sabrá que la exfoliación hace maravillas para suavizar la piel seca, y lo mismo ocurre con el cuero cabelludo seco.

Sobre todo puede ser útil si utilizas muchos productos de peinado que pueden acumularse en el cuero cabelludo si pasa cierto tiempo entre lavado y lavado.

Igual que exfolias la piel de la cara, el cuero cabelludo también puede beneficiarse de un suave exfoliante. Piensa en toda la laca, el champú seco y la espuma que puede llegar a acumularse, sin mencionar la piel muerta. Esto puede ensuciar el cabello y reducir el movimiento del pelo, que se queda apelmazado en la raíz y sin volumen.

Puedes exfoliar el cuero cabelludo fácilmente tanto con un cepillo como con un peine fino. No tienes más que cepillar el cuero cabelludo desde la raíz, pero hazlo suavemente, ya que si usas mucha fuerza puedes dañar el cuero cabelludo y el pelo.

Paso 3: Hidratación

Utilizar un acondicionador en el cuero cabelludo para ayudar a hidratar la piel a menudo se considera un error, ya que se cree que obstruye los poros o apelmaza los cabellos más finos.

Sin embargo, al igual que la piel seca, un cuero cabelludo seco también necesita hidratarse.

Cuando te estés lavando pelo, asegúrate de que aplicas el acondicionador no solo en las puntas del pelo sino también sobre el cuero cabelludo, pero acláralo a fondo para evitar las raíces grasas.

Darle al cuero cabelludo este tipo específico de hidratación ayudará a tratar cualquier molestia causada por la sequedad.

ÚNETE A NUESTRAS REDES SOCIALES