Ir al contenidoSaltar a la búsqueda

Cómo se puede agravar la caspa con el estrés

El estrés puede provocar que la caspa aparezca cuando menos te lo esperas: descubre por qué y cómo puedes detenerlo.

El mismo estrés no es una causa directa de la caspa: está provocada por el Malassezia globosa, un microbio siempre presente en el cuero cabelludo.

Más información sobre la causa de la caspa

Sin embargo, se ha demostrado que los síntomas del estrés agravan el problema de la caspa.

Existen multitud de síntomas asociados con el estrés y algunos pueden tener un efecto colateral que puede provocar un empeoramiento de la caspa, por ejemplo:

Sofocos y sudoración

Crean las condiciones ideales para que el Malassezia, causante de la caspa, se desarrolle.

Cambios hormonales

El Malassezia globosa descompone las grasas (sebo) de tu cuero cabelludo, iniciando un ciclo que provoca que las células cutáneas se descamen en forma de caspa.

Las hormonas regulan la producción de sebo, así que a medida que el estrés altera tu equilibrio hormonal, se puede provocar una producción más abundante de sebo.

De este modo, el Malassezia globosa de tu cuero cabelludo obtiene más grasa para descomponer, con lo que la descamación podría aumentar.

Mantén tu cabello libre de caspa independientemente del estrés que soportes

Si tienes que soportar situaciones estresantes, preocuparte por la aparición de la caspa solo aumentaría tu nerviosismo.

Asegúrate de descartar el problema: utiliza un champú anticaspa de forma regular para combatir la caspa y evitar que vuelva a aparecer.

Los champús h&s combaten la caspa y, además, te protegen de ella en el futuro. Mantienen el Malassezia globosa a raya y, si los utilizas regularmente, disfrutas de la máxima protección.

Aunque h&s se ocupe del problema de la caspa, si crees que sufres estrés crónico, debes acudir a tu médico en busca de ayuda.

ÚNETE A NUESTRAS REDES SOCIALES